El SideBar de Treboldos. La fractura 36


La historia de cuando Barry Sheene se fracturó la muñeca por 36ª vez

El SideBar. Por @treboldos

Esta historia ha sido posible gracias a un comentario de Pat Scerri.

Hace unos meses navegando por la red encontré esta fotografía. Una caída de Barry Sheene con la Yamaha 0W 48. Me sorprendió la presencia de una gran B mayúscula en lugar del inconfundible 7. Hasta aquí todo normal, pero tratándose de Barry Sheene, decidí investigar. Al principio pensé que se trataba de alguna prueba en Nueva Zelanda, donde por costumbre los pilotos con licencia internacional lo hacían con la inicial de su nombre o apellido.

BarrySheene

Pero no, no era Nueva Zelanda sino el circuito de Sugo, Japón, en 1980. Yamaha, al final de temporada instauro la costumbre de invitar a sus pilotos privados y oficiales a disputar una carrera allí, era la TBC Big road race, que se siguió celebrando durante años, y para que os hagáis una idea, fue allí donde Wayne Rayney se subió por primera vez en una 500.

Volviendo a Barry, en 1980 venía de abandonar/salir/ser despedido (a rellenar en función del grado de simpatía hacia la leyenda británica) de Suzuki y se agenció dos Yamaha OW48 privadas, todavía con el motor 4L,  y con el patrocinio de AKAI se lanzó de nuevo al mundial, aunque los resultados no fueron los esperados.

A final de temporada recibió la invitación de Yamaha para correr en Sugo y Barry aceptó y se presentó en Japón con la idea de conseguir una victoria. Llegado el día de la carrera la inevitable lluvia apareció y Barry como pez en el agua tras una remontada se puso en cabeza, pero la suerte le fue esquiva una vez más y tuvo una fea caída (como podéis ver en el video) que por fortuna solamente se saldó con una fractura de muñeca, la número 36.

Una vez en el hospital, cuentan que a Barry le colocaron la muñeca sin anestesia, y todo ello llego a oídos del presidente de Yamaha, Geinichi Kawakami que acababa de retomar las riendas de la compañía. Kawakami era un autentico admirador de las motos y los pilotos británicos y allí, en la misma habitación del hospital, le prometió una Yamaha oficial para la siguiente temporada como compañero de Kenny Roberts. Con la temporada ya empezada llego la OW 54, aquella Yamaha que Roberts no quería con aquel motor cuatro en cuadro y que permitió a Barry conseguir su última victoria en el mundial en el circuito de Anderstorp.

Quizás no todo lo que os he contado sea cierto, pero a buen seguro que tratándose de Barry Sheene todo es posible… Un pacto entre caballeros en la habitación de un hospital, y todo gracias a la fractura 36. Y recordad que hubo un mundial en que los hombres estaban por encima de las máquinas.

Treboldos

Francisco Codes (@treboldos en twitter) es un apasionado de las motos que conoce cientos de anécdotas de cuando el mundial era otra cosa, no había tanta electrónica de por medio y que a pesar de la rivalidad, se podía acabar tomando una cerveza con los otros pilotos.

 

 

 

Foto: Google images

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + ocho =