El SideBar. ¿Crees que es por un puñado de puntos?


Todos andamos contrariados por la serie de acontecimientos que están ocurriendo en la categoría máxima del mundial. Locura, inconsciencia, heroicidad, honorabilidad… Los adjetivos se suceden en boca de unos y de otros.

El SideBar. Por Francisco Codes (@treboldos)

No entraré a calificar el comportamiento de Lorenzo o de Pedrosa, pero sí quiero haceros participes de esta historia. La de un bravo piloto que inasequible al desaliento perdió un mundial de 250 por… Mejor os lo cuento.

Gracias a don Francisco Bozzo por compartir esta historia conmigo

1276187131371

El protagonista no es otro que Santiago Herrero. Corría el año 1969 y en el GP del Ulster, Santiago se cae y se fractura su mano izquierda. Todavía es el líder del mundial por delante de Kel Carruthers (para los más jóvenes os sonará por haber sido el Crew Chief del equipo Marlboro de 500 durante la época dorada).

Quedan solo dos carreras más, Imola y Opatija. Santiago tiene que correr las dos o Carruthers le adelantara en la clasificación. Pero los  problemas son dos. Primero, pasar la revisión médica en Imola, y segundo, adaptar la moto para que su mano derecha pueda controlar su moto. No olvidéis que estamos en 1969, pero aun así, las manos expertas de Esteban Oliveras, bajo la atenta mirada de Eduardo Giró, lograron adaptarla.  Y llega el momento de pasar la revisión. El médico del circuito, sabedor de la rotura de la mano obliga a Santiago a darle un apretón de manos. Santiago a duras penas aguantó hasta salir de la visita del galeno.

Pero no todo iban a ser malas noticias. Regresando del médico, recibe una visita inesperada. Nada menos que Phil Read, que ese año no corría en  250. Al parecer era tanto el interés de Read en la Ossa monocasco, y en un posible proyecto de una 500  que decidió ayudar a Santiago. Desempolvó una Yamaha 250 y se inscribió en la carrera italiana. (¿Os imagináis a algún piloto haciendo algo parecido ahora?)

Herrero-1

Llego el día de la carrera Santiago no salió muy bien, y Read trato de tirar con él a rueda, pero no era el día con lo que Read tomo la decisión de al menos intentar ganar la carrera para restarle puntos a Carruthers. El objetivo se cumplió y Read ganó la carrera, mientras que Santi acabó 5. Lo imposible se había hecho realidad. Santi conservaba el liderato por solo 1 punto de ventaja a falta de una prueba.

En este video, que forma parte de la película “Continental Circus”, Santi explica lo que le espera en Opatija.

Y llego el día. El circuito de Opatija en Yugoslavia era una pista que en teoría no beneficiaba a la Ossa monocasco monocilíndrica, que tenía que batirse contra las Benelli tetracilíndricas. Para colmo, Benelli decidió poner todas las motos disponibles en pista, con Carruthers, Parlotti y Pasolini. La empresa era difícil, pero Santiago salió como un misil y se puso líder consiguiendo poner tierra de por medio. Pero empezaron a caer unas gotas y desde boxes le marcaron lluvia, y Santi temía que si cortaba Carruthers le alcanzaría. En la siguiente vuelta volvieron a indicarle lluvia, ya que hasta Carruthers había cortado. Pero Santi no cortó. Así era Santi y en la parte alta del circuito, en una curva a más de 170 km/h pisó una línea blanca, cayendo y volviéndose a romper la mano, con lo que acabó perdiendo un mundial que le pertenecía por pleno derecho.

La heroicidad a menudo se acaba pagando, pero al menos había que intentarlo. Suerte a Dani y a Jorge en Laguna Seca.

Video: Youtube

Fotos: Moterus, RTVE, David Gómez

TreboldosFrancisco Codes (@treboldos en twitter) es un apasionado de las motos que conoce cientos de anecdotas de cuando el mundial era otra cosa, no habia tanta electronica de por medio y que a pesar de la rivalidad, se podia acabar tomando una cerveza con los otros pilotos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 6 =